Meditaciones Cristianas: Mujer ¡En Dios eres valiosa!

0
2877

Payne

Cuantas veces has escuchado palabras racistas en contra de la mujer, palabras hirientes, actitudes que te hacen sentir inferior, sin importancia, en algunas ocasiones hasta maltratos físicos o emocionales, critica, burlas, algunos por machismo, costumbres, ya sea en tu hogar, trabajo, escuela, o áreas que te desenvuelves con cargos importantes o tal vez solo eres una ama de casa y recibes maltrato, quizás, estoy hablando al corazón de una mujer lastimada, herida, atacada o criticada por querer salir adelante, tal vez te sientes cansada o en ocasiones hasta has sentido que estas luchando sola, pues déjame decirte que la mujer, en Dios tiene un gran valor, tal como lo muestra en algunas partes de su palabra, comenzando por elegir a la mujer como ayuda idónea del hombre, le dió a la mujer el regalo de procrear vida, Él mismo nació de una mujer (Lucas 1), otro ejemplo fue en su resurrección, fue descubierto por su madre y otras mujeres, éstas mismas fueron portadoras de las Buenas Nuevas(Marcos 16), hizo milagros en mujeres como lo cuenta en la mujer del flujo, que con solo tocar su manto fue sana (Mateo 9), defendió a la mujer adúltera y la perdono(Juan 8), puso como representantes a mujeres valientes y fieles, como Débora y Esther, sin quitar la importancia de las madres de todos esos hombres importantes, como Ana la madre de Samuel, Miriam la madre de Moisés, o las inseparables Ruth y Nohemí, por mencionar algunas, todas tuvieron su importancia y colaboración en distintas formas, algunas por su valentía, otras por su amor y fidelidad, pero en cada una de ellas Él vio algo importante, ¿Porque no habrías de serlo tú?, Si Él es el mismo de ayer, Dios no cambia de parecer, Él ha demostrado que sigue siendo el Dios de aquellos tiempos, ama por igual a hombres y mujeres.

“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.

Gálatas 3:28 (Reina-Valera 1960)

Deja de lado eso que te ha lastimado, no creas que no puedes, tu puedes ser una de esas mujeres, tienes algo especial que Él ha visto en ti, ¡Por algo naciste mujer!, cumple con tus propósitos sin miedo, levántate y sécate esas lágrimas, sé una mujer fuerte, acércate a Él que es un caballero, te escuchará, te dará la fuerza, será tu hombro para llorar y será tu consuelo, quitará tu tristeza, sanará tus heridas y saldrá a defenderte como un Rey a su princesa, porque mujer,

¡En Dios eres valiosa!

Autora: Maite Leija

Escrito para destellodesugloria.org/blog/