La Receta De La Semana

0
658

Payne

1167850_10151571427584007_1772071386_n

Granola casera

Una granola hecha en casa ofrece los beneficios nutritivos de los frutos secos, semillas y cereales integrales. Esta receta te aporta un amplio rango de nutrientes como carbohidratos complejos, proteínas de alto valor biológico, vitaminas, minerales y grasas saludables presentes en el aceite de coco y los frutos secos y además contiene un gran aporte de fibra que favorece la función normal de tus intestinos. La granola es una excelente opción para tener energía por la mañana antes de irte al trabajo o para iniciar una sesión intensiva de entrenamiento. Es un increíble complemento para el yogurt natural ya que vas a obtener un desayuno muy completo que te ayudará a mantenerte con energía, bien nutrido y satisfecho por varias horas.

Ingredientes:

  • 2 tazas de hojuelas de avena crudas y naturales.
  • 1/2 taza de amaranto natural.
  • 2 tazas de los siguientes frutos secos picados en pedazos pequeños (ponle tantos como sea posible): almendras, nuez pecana, semillas de calabaza sin cáscara, nueces de la india, semillas de girasol, semillas de sésame (ajonjolí).
  • 2 cucharadas de aceite de coco no refinado orgánico.
  • 1/2 taza de miel pura y cruda.
  • 1/2 taza de arándanos deshidratados (a mí me gusta agregar un poco de pasas también).
  • 2 cucharaditas de canela en polvo.
  • 1 pizca de sal marina o sal rosa del Himalaya

Instrucciones:

Precalienta el horno a 120 – 140 º C.

Coloca en un bowl grande las hojuelas de avena, el amaranto, las semillas y la canela y revuelve perfectamente hasta que todos los ingredientes estén incorporados.

Por otro lado, pon una pequeña olla de acero inoxidable a fuego bajo y calienta la miel hasta que se derrita y se ponga muy fluida. Agrega la pizca de sal (la sal hace que los sabores dulces se intensifiquen) y también las 2 cucharadas de aceite de coco. Revuelve bien aunque no se mezclen del todo la miel y el aceite. Retira del fuego y vierte sobre la mezcla del bowl. Revuelve bien hasta que todos los cereales y semillas se impregnen con la miel.

Extiende la mezcla uniformemente en dos moldes o charolas para hornear y cuida que no quede muy gruesa la capa para que se hornee adecuadamente la granola. Normalmente se requiere de 30 a 45 minutos de horneado, dependiendo de tu horno y de que tan crujiente te guste. Puedes revolver varias veces la mezcla durante el horneado aunque no es indispensable. La primera vez que hagas la granola revisa si ya está crujiente cada 10 minutos para que determines cuál es el tiempo exacto que requerirá la próxima vez en las mismas condiciones. Ten cuidado de que no se te vaya a quemar la granola, ya que es peligroso para la salud comer alimentos quemados.

Cuando obtengas el nivel crujiente que te agrade apaga el horno, saca la granola y permite que la preparación se enfríe por completo. Incorpora los arándanos deshidratados al final. Guarda en un frasco de vidrio hermético y conserva en un lugar oscuro, fresco y seco.

Disfruta esta rica granola en tu desayuno con tu leche favorita y como snack saludable entre comidas con un poco de fruta y yogurt o queso cottage.