COREY GRAVES, LA PASIÓN POR LA ENSEÑANZA EN ROMA ISD

0
521

“Trato de traer alta energía todo el tiempo. Yo diría que es casi como edu-espectáculo, debido a que vivimos en este ambiente instantáneo, donde todo el tiempo tienes que mantener la atención de los niños”, explicó Corey Graves, quien ha estado con el programa de la Banda Romaní ISD durante ocho años.
Desde el estetoscopio hasta la nota musical, Corey Graves combina la pasión por la música con la profesión de educar.
“Tienes que construir una gran relación con los niños. Aquí los vemos crecer y tenemos un gran tesoro musical en ellos, que nos colocan entre los primeros del Estado”, apuntó lleno de orgullo tras explicar que él, ha tenido a grandes maestros a través de su educación. “Mi director de la Banda de 11º grado, el Señor Gary Megs, fue el maestro que estableció mi crecimiento. Tuvo un impulso extraordinario y nunca aceptó la mediocridad”. Dijo Corey Graves.
De igual manera citó a “Cindy Raines, ella también me sostuvo a niveles tan altos. Me inculcó que la única persona que celebra tu éxito, es uno mismo. Tuve a grandes maestros, pero estos dos son los que formaron mi carácter y mi valentía para continuar enseñando”.
En este sentido para Corey Graves, su filosofía de enseñanza es muestra de una gran energía que debe inculcarse a los niños de hoy, “Debemos establecer y mantener altos estándares, que sientan que estamos dispuestos a impulsar sus inquietudes para que sea mejores”, mencionó.
Ante esta iniciativa, Graves es admirado y respetado por los estudiantes de la Banda Romaní en todo el Distrito Escolar por su entusiasmo y pasión. Graves es originario Henderson, Texas, cerca de la frontera de Luisiana, y jamás pensó ser maestro o un director de banda. Mi plan de vida original era ser Médico, “Desde el jardín de infancia sabía que iba a ser médico y eso era algo que todos sabían. Pero luego me uní a la banda, y obviamente tuve una pasión por la música creciendo en una gran iglesia pentecostal y mi madre era pianista allí. Crecí tocando tambores, cantando en el coro y era una experiencia constante de ser inundado con música, incluso desde el vientre que mi mamá estaba tocando música para mí. Pero al mismo tiempo, estuve siempre en el hospital todo el tiempo porque ahí es donde mi mamá trabajaba”.
Soy tan apasionado por mi trabajo porque crecí pobre, como tantos estudiantes que enseño, y mi madre y mi abuela eran las que guiaron mi pasión. Ellas trabajaron duro para asegurarse de que querían una vida mejor para mí y yo quiero eso para estos niños y por eso estoy aquí, “Las lecciones de vida que los estudiantes aprenden aquí en este programa de la Banda van a hacer sus vidas mucho mejor. Los estudiantes que dejan estos programas aquí en Roma están siendo muy exitosos porque se están convirtiendo en grandes líderes.