ALUMNO DE ROMA ISD SE CONVIERTE EN HEROE

0
2393

“Tuve una mala sensación de que algo iba a pasar, pero traté de ignorarlo”, dijo el alumno de preparatoria José Mares. Él está hablando del día que cambió su vida y lo convirtió en un héroe a los ojos de su familia y muchos en su comunidad.

“Estaba en la fiesta de cumpleaños de mi hermana pequeña y todos estábamos en casa de mi madre en la piscina. Yo estaba tratando de ayudar, pero fui adentro para conseguir una bebida “, dijo Mares, que es miembro del Equipo de Natación de Roma. “Cuando estaba en el interior, alguien entró y dijo, “nuestro primo se está ahogando, él está en el fondo de la piscina”. En ese momento, Mares salió y su familia ya había sacado al niño de 1 año de edad de la piscina. Pero Mares, que también es miembro desde hace tiempo del Programa JROTC, mantuvo la calma en todo momento.
“Había una señora que empezó a darle los primeros auxilios y le pregunté si estaba certificada y me dijo que no, así que tomé su lugar y me hice cargo ya que yo sí estoy certificado”, una certificación que obtuvo durante su tiempo en el programa de natación. “Empecé a hacer compresiones en el pecho, lo puse de lado para tratar de sacarle el agua de los pulmones pero no pasaba nada; continué con la reanimación (RCP) y empezó a sangrar por la nariz y la boca, seguí con el proceso y empezó a respirar pero él estaba vomitando sangre y agua”.
“Tuve que hacerlo durante mucho tiempo, realmente se me hizo muy largo”, dijo Mares. “Llamaron al 911, pero incluso mientras los bomberos estaban allí y nos ayudaron tuve que seguir hasta que los paramédicos llegaron”.
“Los paramédicos me dijeron que le salve la vida y eso es lo que el entrenador Snyder, mi entrenador de natación, me enseñó. Estoy muy agradecido por esto”, expresó Mares.
“Lo mejor de todo, es que cuando aprendes estas habilidades, nunca sabes cuándo las vas a necesitar”, “nunca pensé que iba a estar en esta posición, siempre pensé que sería a alguien diferente pero no en mi propio primo. Y esa es la verdad, que podría ser cualquiera. Es una gran sensación saber que formaste parte salvando una vida”.
“Espero que otros niños puedan aprender de mi historia, que nunca dejen de aprender y traten de estar siempre al servicio de los demás”, añadió. “Espero que mis compañeros de clase y otros niños pueden ver que todo es posible si fijan sus mentes a ello y nunca se dan por vencidos.