Aloe Vera: Salud al Natural

0
514

Características:
Su nombre científico es Aloe Vulgaris y en castellano esta planta es conocida como sábila o zábila. El jugo de sus hojas toma el nombre de áloe o acibar. Se trata de una planta perenne de 50 a 60 cm de altura máxima, cuyas hojas carnosas de color verde grisáceo presentan un borde espinoso afilado así como una superficie coriacea y resistente.
Es originaria de las costas nororientales de África, de donde llegó a América Central de la mano de los frailes jesuitas y allí encontró el entorno más adecuado para su óptimo desarrollo, siempre caracterizado por un clima seco y caluroso, evolucionando hasta la especie que se conoce hoy como Aloe Vera. En su interior guardan un gel, una pulpa blanquecina, prácticamente sin olor ni sabor. El Aloe Vera mantiene las hojas en invierno. Para un desarrollo equilibrado, se aconseja posicionar la planta en un lugar donde reciba al menos algunas horas de sol directo. En general no tiene problemas de temperatura ya que soporta las altas temperaturas de los periodos calurosos del año así como ligeras heladas invernales.

Usos:
Es aperitivo, colagogo, depurativo, tonificante y estimulante de las defensas así como un purgante muy fuerte que debe usarse sólo por prescripción médica. Actúa contra las infecciones producidas por estafilococos y otras infecciones bacterianas internas, como la gastroenteritis, colitis, enterocolitis, etc. Reduce los efectos de las alergias de cualquier etiología, indigestión, acidez estomacal, gastritis, úlceras duodenales y estomacales, en general afecciones del aparato digestivo. Tiene efectos descongestivos y limpiadores del color intestino delgado, hígado, riñones y páncreas. Es un activo antiviral, debido al polisacárido glucomanán que refuerza el sistema inmunológico. Produce un efecto tónico y purificador en el organismo. Equilibra la tensión arterial, evitando las disritmias cardiacas y disminuyendo el riesgo de infarto. Usado en forma de gárgaras, actúa contra aftas, laringitis, disfonías, amigdalitis, anginas, placas y en general cualquier afección bucal o faríngea.
Además el Aloe Vera tiene varios usos externos, como son: aplicaciones para aliviar quemaduras, para el cuidado del pelo y cuero cabelludo, hemorroides y venas varicosas, psoriasis, erupciones y manchas de la piel, picaduras de insectos, dolores musculares, problemas digestivos, artritis, sinusitis y asma.

Presentaciones:
El Aloe Vera, puede ser encontrada en crema (es hidratante y nutritiva), jabón (para pieles delicada, hidrata, protege y suaviza), leche corporal (tiene acción hidratante), gel para baño, leche limpiadora para la piel, loción tónica (recomendado para tratamientos anti-estrías, reafirmación, hidratación corporal, peeling corporal, tratamientos anticelulíticos, etc.), shampoo, mascarillas faciales. Una de sus presentaciones más conocidas es el Aloe Vera bebible.